Una semana con un post-millenial en Ros

por Anae. Jueves 16/06/2016 05:43 PM. 0 comentarios.

 

 

Llevamos tiempo escuchando que hay que mirar a las generaciones que vienen, en especial a los millenials, pero hay una generación por detrás que no sólo marca el cambio y la evolución de una generación que ha nacido en plena era digital, sino que ha nacido en ella sin conocer otra. Hoy miramos más allá. Miramos a los post-millenial o Generación Z. 

 

Juan llegó el lunes a Ros. Le habían pedido en el cole, a él y a todos sus compañeros, que escogieran una empresa en la que pasar una semana para luego hacer una presentación a los de su clase y tuvimos el placer de ser los elegidos. Hoy es su quinto y último día con nosotros y podrá decir lo que quiera, pero aquí los que más hemos aprendido, somos nosotros. 

 

 

 

Penetración de los dispositivos

 

Tiene 16 años, está en Seconde, o lo que es lo mismo, en 4º de ESO. Le gustan los deportes, en especial el fútbol, y estar con sus amigos. No se había planteado estudiar Publicidad, pero si le preguntas en qué estará trabajando en 20 años, dice a la primera que en Comunicación y desde casa. Él tuvo su primer móvil, un smartphone, a los 12 o 13 años, no lo recuerda muy bien, pero la mayoría de sus amigos desde los 10 y se sorprende al ver que, en el cole, cada vez son más peques los que usan estos dispositivos. ¿PCs? En su casa, un portátil para toda la familia. 

Cuando le preguntamos qué haría si estuviera un sábado por la mañana en casa y se cayera internet en todo el planeta, surge un silencio interminable. ‘Nada, me matas. Pues saldría a la calle’. ‘¿Y cómo quedarías con tu amigos?’ Otro silencio…

 

Consumo de redes sociales 

 

Sólo ha leído un libro físico en toda su vida, obligado por el cole y a última hora.  Sin embargo,  devora el Marca online y los tweets sobre deportes mientras va por la mañana en el autobús. 

Desde que llega al cole y hasta que vuelve a casa, no mira el móvil, aunque admite que, a veces, el Whatsapp, si es por algo urgente. Es el medio que emplea para las cosas que le parecen más inminentes. Porque para comunicarse con su círculo más cercano fuera de horas escolares, emplea Snapchat. Lo pronuncia con una sonrisa, sorprendido de que no compartamos con él la diversión que encapsula esta app. Se aguanta la risa pensando en las ‘chorradas’ que se mandan a través de ésta con sus amigos. Le divierte y se sitúa en el nivel más íntimo de sus comunicaciones. Instagram es otra de sus favoritas y la última, porque no usa más. Es la que determina la popularidad de la gente, hasta el punto de que a aquel que tiene muchos seguidores le llaman pop y, si son muchos, pop Bilbao. Muchos loosers se han convertido en pops gracias a Instagram. Ahí es a nosotros a los que nos entra la carcajada. Aunque no deberíamos reírnos tanto porque lo mismo ha pasado con la moda hipster entre los millenials, el que era looser, se puso barba, pasó a comer bio, tocar el ukelele, comprarse un Mac y pasó a ser ‘moderno’.  Ya no hay animadoras y capitanes de equipo de Rugby, ahora sólo hay influencers. 

 

Para nuestra sorpresa, Facebook es invisible para él y todos sus compañeros. Recuerda que, cuando fue a EEUU, todo el mundo la usaba, pero en España no conoce a nadie de su edad que lo haga. 

 

Descarga de apps

 

Llegados a este momento, le preguntamos qué más apps tiene instaladas en el móvil, queremos que nos descubra la gallina de los huevos de oro y… Nuestro gozo en un pozo. No tiene más, no le interesan. No pagaría jamás por una app y si fuera gratis, tampoco se la descargaría a no ser que sirva para una función muy concreta y que tiene más que clara: comunicarse con sus amigos. Quedan siempre a la misma hora y en el mismo sitio, ellos, una pelota de fútbol y sus smartphones. Sus amigos son más futboleros pero los de su curso pasan horas jugando al Clash of Clans o discutiendo sobre Youtubers.  

 

Consumo de contenidos audiovisuales

 

Sólo está media hora al día frente al televisor, justo antes de acostarse, a excepción de cuando sus padres ven las noticias. En cambio, para pasar el rato, lo hace con Youtube. Y si pagara por algo, Netflix sería la afortunada. 

 

Comercio electrónico

 

Sólo ve un beneficio en comprar en la tienda física: 'probártelo'. Pero si las marcas le dejaran devolverlo todo sin problemas, entonces, lo tiene claro: ‘es mucho más cómodo online’. 

 

Las marcas 

 

No tiene marcas favoritas. Le repetimos la pregunta, con la esperanza de que nos diga una, aunque sea una… Nada. No tiene.

- Vale, ¿y las últimas zapatillas para jugar al fútbol que te compraste?'.

-Nike y me las compré online. Pero podían haber sido de cualquier otra marca. Me las compré por el diseño, porque me parecían bonitas..

Intentamos ir desviando la conversación hacia las marcas y su comunicación. Le preguntamos qué tipo de anuncios le gustan y nos responde ‘La que se te queda. La que es graciosa, de chorradas. El anuncio de un palo y el del delfín’. No se acuerda de las marcas pero sí de que le hicieron reír y de que le entretuvieron y eso lo único que le importa.  Si de verdad una marca quiere que le compre, sólo pide una cosa, que le dejen probar sus productos para ver cómo son. 

 

El futuro

 

Nos confirma algo que nosotros llevamos tiempo pensando. Los anuncios y acciones publicitarias que más le gustan, son las que casi no le enseñan la marca o ésta está por debajo de la diversión y el entretenimiento. 

 

Nos quedamos un rato más charlando con él, con cierta sensación de seguridad sobre lo que hacemos y creemos sobre el futuro de la publicidad, pero a la vez con una incierta sensación de lo que va a pasar en los próximos años, pasado mañana, vamos. Él se ha dado cuenta de lo que pasa por nuestras cabezas y se atreve a preguntarnos: 'Si la publicidad como se ha hecho toda la vida se termina con nosotros, ¿qué vais a hacer?'.  Nosotros lo tenemos claro, pero, y vosotros, ¿qué vais a querer?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anae

¿Buscar el sentido de la vida? Me conformo con encontrárselo al mundo online.

0 comentarios.

Ros © 2015

Av. Zugazarte 8 3º Edificio ABRA 4 Las Arenas, Bizkaia, 48930. hola@ros.es 944 800 378.Twitter.Facebook.